La expedición de Bressuire se despide de Mequinenza tras el encuentro que sirvió para celebrar el 36 aniversario del Hermanamiento entre ambas localidades

Desde el pasado viernes tanto las familias que provenían de la localidad francesa como las de acogida disfrutaron de un intenso fin de semana de actividades organizadas por los Comités del Hermanamiento.

Mequinenza fue la sede de la celebración del 36 aniversario del Hermanamiento con la localidad de Bressuire. El medio centenar de integrante de la expedición francesa, que realizaba una visita turística por España, llegó pasadas las 7 de la tarde del viernes. Fueron recibidos por las familias de acogida para después trasladarse a los diferentes domicilios donde cenaron y descansaron después del viaje para recuperar fuerzas para afrontar el programa de actividades organizado por los Comités del Hermanamiento.

El sábado a las 10 de la mañana se realizó una visita guiada a los Museos de Mequinenza. La expedición francesa pudo conocer de primera mano el Museo de la Mina de Mequinenza, una galería minera en la que se pueden recorrer los avances técnicos y los sistemas de extracción de carbón en la cuenca minera de Mequinenza durante más de 150 años, y el Museo de la Historia de Mequinenza, en el que se explica la confluencia de historia y culturas en la localidad a partir del elemento clave que es el agua de los tres ríos que bañan la población.

Posteriormente, se desplazaron al Refugio de Pescadores donde, a orillas del Ebro, tuvo lugar una comida campestre a base de paella para un centenar de personas. El trayecto, de unos 4 kilómetros, se realizó a pie, en coche o en barco, a elección de los comensales.

El Ayuntamiento de Mequinenza había habilitado un servicio de transporte acuático que ofreció paseos durante el día permitiendo a los usuarios ver los paisajes que rodean la localidad desde otro punto de vista. El recorrido unía el “Poble Vell”, el antiguo núcleo urbano desaparecido por la construcción del embalse de Riba-roja, con el Refugio y se acercaba hasta la base de la presa de Mequinenza. Un trayecto en el que se pueden contemplar algunas de las infraestructuras que todavía se conservan del antiguo camino de sirga y que se utilizaban para facilitar el transporte del carbón que se extraía de la cuenca minera.

La jornada finalizó con una cena que sirvió para despedir el encuentro con el que se celebró el 36 aniversario del Hermanamiento entre ambas en localidades.

error: