La selección alemana volverá a remar en Mequinenza

Del 19 de febrero al 5 de marzo realizarán su “stage” de preparación en aguas del Segre y el Ebro aprovechando las condiciones excepcionales que ofrece la lámina de agua de la cola del embalse de Riba-roja

La selección alemana de remo sub-23 recupera la tradición de realizar su preparación para afrontar sus próximos compromisos deportivos en Mequinenza. Tras el obligado impasse el año pasado por la pandemia de la covid-19 la Federación Alemana de Remo (DRV) ha mantenido la tradición en cuanto a la elección del lugar donde se realiza el “stage” ya que ofrece unas condiciones únicas para llevar a cabo los entrenamientos. Como es habitual el Ayuntamiento de Mequinenza y el Capri Club ponen a disposición del equipo alemán sus instalaciones compatibilizando suu utilización con los usuarios habituales de las mismas.

La expedición alemana está formada por 72 personas entre deportistas y staff de la Federación, que permanecerán en la localidad durante quince días repartidos entre los diferentes establecimientos hosteleros de la localidad. Un importante impulso para el sector tras las dificultades que ha atravesado derivadas de las restricciones fijadas para hacer frente a la alerta sanitaria.

El aprovechamiento del entorno privilegiado de Mequinenza para la práctica deportiva de modalidades como el remo, piragüismo, pesca o, más recientemente, el triatlón es una de las grandes reivindicaciones de la localidad. Se da la circunstancia que desde mediados de los años 90 parte de ese entorno no puede utilizarse por los lodos acumulados en el tramo final del río Segre antes de la desembocadura en el Ebro provenientes del desembalse de Barasona.

Dichos lodos han inutilizado buena parte del Campo Municipal de Regatas que ahora sólo puede utilizarse para entrenamientos, como es el caso, o para competiciones menores impidiendo la celebración de citas deportivas de primer nivel de carácter nacional e internacional que podrían disputarse como sucedía antaño aprovechando las inmejorables condiciones que ofrece la lámina de agua.

Un hecho que ha supuesto un importante perjuicio económico para el municipio en las últimas tres décadas lo que ha llevado al Ayuntamiento de Mequinenza a encargar un estudio sobre el impacto en la economía local que provocó el desembalse de Barasona.

Abrir chat